mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


domingo, 2 de septiembre de 2018






Arturo Álvarez D´ Armas
El río devuelve




San Juan de los Morros                                         


VIENTO DEL SUR EDITORES
2010

El río devuelve
un mundo perdido
sin rascacielos ni asfalto
la bora  flor de loto
río arriba
río abajo
sigue el curso
de los que mueren
en el océano.

Allí va el bongo
con sus peregrinos
Arismendi
La Unión
Camaguán
San Fernando
llevan y traen
nacimientos y muertes
queso  carne
mantequilla.

Ese mundo
se vive
se muere allí.
Es la planicie donde reina
el caballo
la res
el bongo.
                              (a Ana Victoria)



Verano
tolvanera asfixiante
sobre la inmensidad del llano
osamentas por doquier
zamuros
crujen ramas secas
huele a cenizas.



Invierno 
centellas en el cielo de junio
ríos desbordados
lujuria de aguas
lotos blancos
abiertos en tiniebla
caimanes que dormitan
en playas desiertas
copos de nieve
alumbran los bucares
algarabía de aves
a la luz del amanecer.
                                (a Lesbia)



Alcaraván anuncia peligros
rojas corocoras vuelan
verdes loros chismorrean sobre el bucare
sabana variopinta
lluvia
amarilla blanca
verano
perfume capitoso.

Allí
sobrevive la palma
tallos chamuscados hasta las primeras hojas
reverdece la fronda.
Tiempo inalterable.


En la inclemencia del zarzal
las aguas oscuras van
en acelerado descenso
sol abrasador
tierra agrietada
caribes, cachamas, palometas
se extinguen lentamente.


Llegó el invierno
el estero se convirtió
en inmenso lago
a la orilla de la carretera
pescadores lanzan anzuelos
en ese universo
conviven garzas, caribes
palidece la Vía Láctea
reverdecen las riberas
flor de un día
desaparecen las aguas

¿retornarán las lluvias?
¿se lavará en esa costa
mi corazón humano?
¿o caminaré a los sotos
que están a lo lejos?


Estero

Un  día de junio
el silencio de las aguas
se elevó sobre el campo de Cronos
el Portuguesa hincha su vientre
derrama su caudal
no es el sol
quien perturba mis ojos
ni siquiera es un oasis.


Llegaron los primeros aguaceros
la brisa despejó la humareda
se desvaneció la canícula
resurge el curito en el estero
apacentan las vacas
en medio de pastos.
Cesa la agonía
regresan en bandadas las garzas.



Nota: Los poemas “El río devuelve”, “Verano”, “Alcaraván anuncia peligros”, “En la inclemencia del zarzal”, “Estero” Y “Llegan los primeros aguaceros”, pertenecen al poemario Plantado en Tierra Llana (San Juan de los Morros: Asociación Civil Editorial Guárico, 2003). Y “Llegó el invierno”, es del poemario inédito Kumañí.
Fotografía: Arturo Álvarez D´ Armas.                              Canoero en el río Portuguesa.
Diseño: José E. Moreno.
Arturo Álvarez D´ Armas. Caracas, 1950. Fundador y colaborador de revistas y páginas culturales. Investigador en estudios afroamericanos. Promotor Cultural. Entre sus poemarios se cuentan: Plantado en tierra llana. San Juan de los Morros: Asociación Civil Editorial Guárico, 2003. Poemas. Caracas: Editorial La Espada Rota, 2009. Yo pecador. Caracas / San Juan de los Morros: Viento del Sur Editores / Editorial La Espada Rota, 2013.

miércoles, 25 de julio de 2018

MIS ÚLTIMOS POEMAS PUBLICADOS EN LETRALIA, TIERRA DE ESCRITORES

El poeta y la felicidad

Cuando la felicidad pase de largo
no llores, Poeta,
canta.
Canta un canto nuevo.
Vibrante.
Que resuma toda tu rabia.
Canta.
Nada de “hacer de tripas corazón”.
No, nada de eso.
Debes golpearla.
Hacerla trizas.
Ve detrás.
Que no encuentre un rincón
donde esconderse.
Es astuta la maldita.
Resbalosa.
No le pierdas pisadas.
¡Atrápala de una vez!
¡Déjala morir!
¡Ah, la caprichosa y evasiva
felicidad!

Marcos

A Mayte Vilán, fabulosa actriz a quien admiro
¿Qué habrá sido de aquel loco feliz,
que pagaba su desayuno con botones?
Nunca faltó un bolsillo generoso
que pagara en monedas contantes
su café.
Nadie supo cómo llegó al pueblito.
De creerle, navegaba en un barco
y naufragó en nuestras playas.
También conoció el África salvaje
presumiendo aventurados safaris,
y emocionantes aventuras.
Un buen día desapareció para siempre.
Sin dejar huellas tal y como había llegado.
Los supersticiosos decían que no era humano.
Quizá un agénere o un duende muy travieso.
Cuando ya todos te han olvidado,
sólo yo te recuerdo, mi buen Marcos.

Mi pequeña gran ciudad

A la memoria de Gastón Baquero y Otto Maletá, poetas.
Yo amo tus calles estrechas,
largas y empedradas
como cicatrices a flor de piel.
Admiro el paisaje bucólico de tu suelo.
Sencillamente campesino.
Quisiera llenar para siempre mis ojos
con el verdor intenso de tus pinos
que se yerguen tan altos, tan altivos.
Evocar aquellos días paseándome en tus calles
es como soltar de una vez a todos mis recuerdos
para que huyan a esconderse detrás de tus rincones.
¡Mi pequeña gran ciudad casi escondida
en los mapas de los textos escolares!
¡Tierra de raigambre taína! ¡Pedazo de mi patria!
Yo te saludo desde la lejanía
evocando la sombra del cacique Baní
en una noche iluminada sólo por cocuyos.
Humilde caserío casi despoblado
cuando el Grito Mambí
supiste dar hijos valientes.
Cuna de trovadores y de poetas.
Viste nacer de ti al gran Gastón Baquero
y le llenaste el alma a Otto con murmullos.
Tierra de los padres de mis padres,
de mis abuelos.
Cuando la muerte ponga fin a mi destierro
descansar para siempre en ti,
sólo yo anhelo.

Segunda elegía para una reina

A Celia Cruz Alfonso in memoriam.
La muerte dejó caer su sombra
sobre tus ojos
pero no pudo silenciar tu voz,
ni arrinconar tu nombre
en el olvido.
Desatabas tu voz dejándola escapar
moviendo multitudes.
¡Celia de Cuba! ¡Reina de la guaracha sandunguera!
Tu nombre se repetirá por siempre redivivo.
Un día Cuba se vestirá de Celia
y se echará a volar con un ala medio rota.
Mutilada y zurcida surcará un cielo libre
acompañada siempre por tu voz.

Un poema sin nombre

Tu mano en mi mano.
Tu pecho encima de mi pecho.
Tu corazón latiendo junto al mío.
Vertiendo tu sangre en mi sangre.
Recorriendo el mismo vórtice
dentro de un solo cuerpo:
el nuestro.
Tu alma echando raíces en la mía.
Cubriéndose con la misma urdimbre
que viste mi yo
nuestro único yo
compartido.
¿De dónde partimos?
¿Hacia dónde nos dirigimos?
¿Otra vuelta a la noria?
¿A la espiral infinita de ciclos repetidos?
Somos una paradoja.
Sólo seguimos un imperativo:
¡amémonos!
Letralia en Telegramhttps://letralia.com/letras/poesialetralia/2018/07/25/poemas-de-rene-dayre-abella/

viernes, 20 de julio de 2018



UN POEMA INÉDITO DE BELKIS CUZA MALÉ PARA RECORDAR A AMY WINHOUSE




martes, 26 de junio de 2018

Patrick Fiori - Plus Je t'Entends (La Chance aux Chansons)

Muere Xiomara Alfaro, ‘el ruiseñor’ de la canción cubana

Contemporánea de artistas como Olga Guillot y Celia Cruz, la cantante de boleros y música romántica de los 50 será recordada por su interpretación de éxitos como ‘Siboney’

Xiomara Alfaro, en una foto para la portada de un disco.
Xiomara Alfaro, en una foto para la portada de un disco.
La artista cubana Xiomara Alfaro, una de las últimas grandes estrellas de la era dorada de la canción popular cubana, murió a los 88 años. La cantante, conocida como el ruiseñor o la alondra, falleció el domingo en Cape Coral, Florida (EE UU). Su salud era delicada, según explicó su publicista y biógrafa, Gema Castanedo, al diario Nuevo Herald. Alfaro no pudo superar un paro respiratorio.

La bolerista, que triunfó en la década de los 50 en la isla, comenzó su carrera en espectáculos de revista con los que recorrió Europa y Sudamérica antes de iniciar su carrera en solitario. En esa época actuó en los principales escenarios de Cuba, incluidos el cabaret Tropicana y la sala Montmartre. Su forma de actuar llamó la atención de productores de la época, y participó en películas como la italiana Mambo (1954), protagonizada por Silvana Mangano; la mexicana Yambaó (1956), de Alfredo Crevenna, y Olé Cuba (1957), de Manuel de la Pedrosa.
Pasó por la radio y la televisión cubanas, pero finalmente dejó la isla en 1960 para continuar con su carrera en Europa y Estados Unidos. Nunca volvió. Contemporánea de otras compatriotas emblemáticas, como Olga Guillot y Celia Cruz, su discografía abarca una treintena de títulos en los que colaboró con artistas como Bebo Valdés y Ernesto Duart Brito. Besos en mis sueños, Recordar es vivir y Lamento borincano son algunos de ellos, en los que destacó por su capacidad para mantener largos agudos. De ahí le viene su apodo. De todas sus interpretaciones, Alfaro será recordada por el bolero Siboney, un tema del también cubano Ernesto Lecuona.
Actualmente residía en Cape Coral, al suroeste de Florida, donde hay una gran comunidad cubana. La cantante murió sin volver a su tierra natal, como le sucedió a otros artistas que abandonaron la isla y cuya música, en algunos casos, llegó a estar vetada. Alfaro era “una de las últimas leyendas vivientes que se va sin regresar a Cuba”, lamentó en declaraciones a Efe Omer Pardillo, presidente de la Fundación Celia Cruz, quien recordó que “en el exilio, y de esa época, nos quedan Cándido Camero (percusionista, que vive en Nueva York) y Olga Chorens (actriz y cantante de 94 años, con residencia en Miami)”. Nacida el 11 de mayo de 1930 en La Habana, estaba casada con el pianista Rafael Benítez, al que conoció durante una de sus giras y fue su pareja durante 54 años.