mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


viernes, 15 de enero de 2010

CUATRO POEMAS DE BELKIS CUZA MALÉ EXTRAÍDOS DE SU POEMARIO "JUEGO DE DAMAS".

LOS FOTOGÉNICOS

Por las esquinas amarillentas de la hoja de papel,
se les ve caminar, desaparecer al doblar la pagina.
Habitan una isla en el trópico de la guerra,
una isla donde todos los vasos están rotos,
una isla a caballo.
Entran en los suburbios de la tarde
y en los hoteles de paso,
navegan en una cama de velas blancas,
mientras él canta y ella es un ruido más,
una ola debajo de la cama.
Mejor callarse y dejarlos que duerman
                     y dejarlos que vivan
                     y dejarlos que mueran.
Al pie de la foto unas cuantas líneas
atestiguan el hecho:
ninguno está seguro del otro,
pero navegan,
navegan por la isla por todos los mares del mundo.



LAS CENICIENTAS

Somos las cenicientas.
El señor Boticelli pintó para nosotras
las tres hadas madrinas.
No somos inocentes.
El Prínicipe nunca nos ha besado.
No hemos pisado su recámara,
ni lamido su vientre.
Vivimos en la cocina,
nuestra luna es el fuego.
Nuestros pies son enormes;
un baño largo no nos vendría mal.
Andamos en sayas rotas,
con las greñas al aire
y comemos pan duro.
No somos inocentes.
Por negritas por feas y por putas
fuimos chifladas en el certamen de Miss Universo.
Pero gritamos (las deslenguadas)
¡merde! al culo del rey
y ¡merde! a sus ministros,
aunque ellos rabien con nuestra peste.

BIOGRAFÍA DEL POETA

Para la biografía del poeta,
olviden el verdadero tono con que hablaba,
sus amores de guerra,
los rasgos físicos
(ojos café, naríz sin suerte),
la vida en familia,
su fórmula para conseguir enemigos,
su asombro, su pereza, su virtud.
Olviden quién lo trajo al mundo,
en qué mes y en qué año se produjo la cosa.
Tengan en cuenta solamente
las ciudades que no amó ,
el tipo de mujer que despreciaba
y la influencia de William Blake en su persona.

OH, MI RIMBAUD

He aquí que Rimabaud y yo nos hacemos a la mar
en un gran elefante blanco,
nos perdemos en la bruma inconsolable de unos ojos
y como colegiales reincidimos de pronto
en el amor.
Él me toma de la mano y la rechaza con un grito.
Luego,
abandona a las aguas
y atraviesa otros mares y otros ojos
y se queda sin mí,
me regala la cabellera roja de sus sueños,
el pálido color de sus mejillas,
un espejo.

Cuando aminore la tormenta y su caballo
descubra el camino,
volverá dueño y señor del vellocino de oro,
jovial y para entonces harto ya de mí.

ESTÁN HACIENDO UNA MUCHCHA PARA LA ÉPOCA

Están haciendo una muchacha para la época,
con mucha cal y unas pocas herramientas,
alambres, cabelleras postizas,
senos de algodón y armazón de madera.
El rostro tendrá la inocencia de Ofelia
y las manos, el rito de una Helena de Troya.
Hablará tres idiomas
y será diestra en el arco, en el tiro y en la flecha.
Están haciendo una muchacha para la época,
entendida en política
y casi en filosofía,
alguien que no tartamudee,
ni tenga necesidad de espejuelos,
que llene los requisitos de una aeromoza,
lea a diario la prensa
y, por supuesto, libere su sexo
sin dar un mal paso con un hombre.

En fin si no hay nuevas disposiciones,
así saldrá del horno
esta muchacha hecha para la época.


© Belkis Cuza Malé 2002

Estos poemas han sido extraidos del poemario JUEGO DE DAMAS, publicado por TÉRMINO EDITORIAL, en su colección LOS LIBROS DE LAS CUATRO ESTACIONES.
La publicación de estos poemas tienen la autorización expresa de su autora, Belkis Cuza Malé.

Wednesday, March 22, 2006

Belkis Cuza Male en La Casa de las Americas, La Habana, 1968

Foto de Belkis Cuza Male, en la entrega de los premios Casa de las Americas, La Habana, 1968

En 1968, mi libro de poemas Juego de damas habia quedado finalista en el Concurso de La Casa de las Americas. Era la tercera vez que participaba y llegaba a finalista. La primera, en 1962, con mi libro Tiempos de sol (entregado a las Ediciones El Puente para su publicacion, aunque las bases del premio comprendian la publicacion del libro por la Casa de las Americas), libro escogido por el poeta haitiano Rene Depestre. Yo no habia cumplido aun los veinte anos, aunque mi libro El viento en la pared veria la luz meses después, por la editorial de la Universidad de Oriente, donde yo había estudiado literatura. Sin embargo, la mencion otorgada entonces a mi libro por la Casa de las Americas no significo mucho para mi, ni me abrio puertas, pero me dio un motivo ante mi padre para viajar a La Habana. Tuve, sin embargo, que recavar la ayuda de mi abuelo catalán, que vivía en Guantánamo, pues mi padre no me hubiera permitido viajar sola a La Habana desde Santiago de Cuba.
Recuerdo ese momento de mi vida como algo extraño y profético: allí conocí a intelectuales de la talla continental de don Ezequiel Martínez Estrada, Rene Depestre, y muchos otros, pero sobre todo, conocí a Heberto Padilla, quien también estaba entre los finalistas, con su libro El justo tiempo humano, un libro maravilloso, que debio ser el premio no el de Fayad Jamis, de menor calidad.
La segunda vez que quedé finalista, en 1963, fue con Cartas a Ana Frank, publicado tres años después por los cuadernos UNEAC, de la Unión de Escritores y Artistas de cuba, con portada y diseño del poeta y pintor Fayad Jamis.
Pero en 1968, el premio se lo otorgaron a Taberna y otros poemas, de nuestro amigo, el poeta Roque Dalton, asesinado luego por las guerrillas marxistas de El Salvador. Libro que el propio Roque llevó días antes a nuestro apartamento, para que Heberto lo revisara y ordenara.
Una seleccion de los poemas de Juego de damas apareció luego en una antología de las Ediciones Casa bajo el titulo de 8 poetas. Efraín Huerta, poeta mexicano integrante del jurado, y amigo tambien nuestro, al igual que su esposa la poeta Telma Nava, tuvo a su cargo la selección y edicion de la antología. En 1971, sin embargo, a raiz de nuestra detención, y ya publicado por las ediciones de la Union de Escritores y Artistas de Cuba, el libro fue destruido.
Días después de salir de los cuarteles de la Seguridad del Estado y tras la farsa de la autocrítica, a la que nos obligó la dictadura de Fidel Castro, Rolando Rodríguez, entonces director del Instituto del Libro, me llamó a su despacho para informarme que mi libro contenía poemas de carácter contrarrevolucionario y que por lo tanto iba a ser destruido. Lo único que conservo de esa edición es una página del poema "Crítica a la razon impura".
Gracias a los auspicios de Carlos Espinosa, el libro fue publicado 31 años después por la Editorial Término de Cincinnati, en la coleccion "Libros de las Cuatro Estaciones", dirigida por el propio Espinosa. En 1987, sin embargo, Pamela Carmell tradujo muchos de los poemas de Juego de damas y los publicó, junto con otros míos de El patio de mi casa (titulo provisional que luego se convertiria en La otra mejilla) , bajo el título de Woman on the Front Lines.
A los que deseen informacion sobre cómo adquirir una copia de Juego de damas, en español, por favor, enviar un email a BelkisBell@Aol.com. Posted by Picasa

No hay comentarios:

Publicar un comentario