mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


domingo, 21 de febrero de 2010

"LINDEN LANE MAGAZINE" LA HISTORIA EN TRES CAPÍTULOS POR OLGA O'CONNOR PUBLICADO EN "EL NUEVO HERALD".

 
BELKIS CUZA-MALÉ

El callejón de los tilos (Primero de una serie)
Princeton es una ciudad privilegiada con una universidad del mismo nombre fundada en el siglo XVIII, de edificios con arcos y faroles de estilo neogótico, como los de los colleges ingleses, y una población itinerante de miles de estudiantes que se renuevan anualmente, como los árboles de esa zona, tan típica del nordeste del país. Situada en el estado de Nueva Jersey, a una hora de Nueva York, al norte, y de Filadelfia, al sur, sus calles tienen la sombra frondosa de los árboles de tilo en el verano y la presencia de los siempre verdes pinos en invierno.
Una escritora cubana que lleva en el alma misterios que pocos comprenden, pero que la protegen en la inspiración de sus poemas y cuentos, tuvo la ocurrencia de instalarse en este pueblo, tan poco conocido para los que no disfrutan de la vida académica. La calle donde encontró refugio se llama literalmente Callejón de los Tilos: Linden Lane, y su casa se asentaba firmemente frente a uno de estos árboles, cuyo conocimiento para nosotros viene de sus humildes flores, base de una infusión de té muy popular en Europa y en los países hispanos por sus propiedades curativas de los nervios.
Linden Lane, no en español, sino en inglés, fue el título que escogió Belkis Cuza--Malé, la escritora que se refugió en Princeton, para la revista que le daría espacio a todos los escritores cubanos y en general de lengua española diseminados por el mundo. Linden Lane cumple en el 2010 su vigésimo octavo aniversario de ininterrumpida constancia en las manos de su editora, y previamente también de su coeditor, su esposo de muchos años, Heberto Padilla (prematuramente fallecido), que la ayudó a fundarla. Es curioso destacar que el tilo es una especie de árbol que dura por siglos, y en algunas mitologías tiene un significado sagrado. Fue muy importante en la mitología eslava y para el famoso Andrei Rublev, cuyos iconos La Sagrada Trinidad y El Salvador, que pudimos ver en la galería Tretyakov de Moscú, están pintados sobre la madera de un tilo.
El árbol está asociado entre los germanos precristianos con la idea de la justicia, y si uno se situaba bajo el mismo, ayudaba a los jueces a descubrir la verdad. Hoy día el bulevar de Berlín Unter den Linden, o Bajo los Tilos, se considera el paseo de los enamorados. Y los tilos tienen también prosapia poética, desde Ovidio, Horacio, Homero, Virgilio, Plinio y los románticos ingleses. No es extraño pues que Belkis Cuza--Malé pensara en la belleza del nombre y la significación del lugar, de ese árbol que estaba allí cuando ella y Padilla se mudaran en 1981 a la calle Linden Lane, número 76 y medio (como en los libros de Harry Potter). ``Todas las calles tenían nombres de árboles, y yo le puse ese nombre a la revista'', cuenta la escritora, ``ése no es un nombre cubano, pero me gustaba. En esa casa ahora viven unos tibetanos, con un letrero frente a la casa: `Free Tibet'. La tradición de la libertad sigue ahí, y me da mucho gusto que sea así. Dios pone las cosas en su sitio''.
Pero no fue Princeton el sitio de publicación del primer ejemplar, sino Madrid. Allí se encargó Linda Montaner de distribuirla por correo. Lo que siguió fueron 28 años de dificultades económicas y triunfos
literarios. •
olconnor@bellsouth.net `Linden Lane Magazine': la historia (Segundo de una serie)
``Linden Lane Magazine'' comenzó pues, bajo la sombra de un árbol, el tilo, pero sin los auspicios de su pueblo, el académico Princeton, unos 28 años atrás. Ahora, con el ejemplar segundo en las manos, de abril/junio, 1982, Vol 1, No. 2, que su editora y directora Belkis Cuza-Malé muy generosamente me ha prestado, junto a otros de estas tres décadas, me parece estar recorriendo aquella calle que le dio nombre a la revista, al pasear entre los artículos de una asombrosa riqueza.
Quiero seguir leyéndolos, disfrutando de la sabiduría y el arte que se derramaron a borbotones en aquel encuentro de mentes. Y hablar de tantos amigos como colaboradores de estos números, todos en el plano de reunión creativa en que se constituyó esta revista. Recuerdo a Reinaldo Arenas, que visitaba mi casa en Miami, pero que vivía en Nueva York, editor asistente de estas primeras revistas, muy amigo de Belkis de la época en que ambos trabajaron en ``La Gaceta de Cuba''.
Aparece Mercedes Ares, profesora y compañera mía en la Universidad de Miami, con poemas dedicados al poeta Miguel Sales. Stefan Baciu, el gran crítico del surrealismo hispanoamericano, a quien conocí en Río de Janeiro, profesor en la Universidad de Hawaii en ese entonces, que escribió sobre el gran narrador Enrique Labrador Ruiz, a quien le habían dedicado este número, por sus 80 años. Y Elio Alba Buffill, quien contribuyó al homenaje situándolo como precursor del neobarroco. Arenas también le dedica un ensayo llamándolo Labrador infatigable. Y el propio Labrador Ruiz escribió lo suyo, sobre novelistas cubanos de una sola novela: Ganadores y perdedores.
Una Conversación con Lydia Cabrera me dejó emocionada, la de Suzanne Jill Levine, porque por la misma época también yo entrevisté a la exquisita antropóloga y me pareció estar hablando de nuevo con ella. Hay poemas de Eugenio Florit, Gastón Baquero, Iza Tucker, Jorge Guitart y de Alastair Reid, que tradujo a Heberto Padilla, Pablo Neruda y otros. Y arte de varios artistas: Jesús Selgas, Alberto Lastreto y María Elena Badías Río. Manolo Ballagas, mi ex colega en el periódico, escribió sobre un libro que hablaba de los gays en Cuba; Ofelia Hudson, amiga del Miami Dade College, sobre Isaac Singer y sus cuentos, y Carlos Verdecia sobre Paquito D'Rivera y sus éxitos en sólo dos años fuera de Cuba.
Hay tantas cosas más en los números de ``LLM'' de esa década de los años 80 y las que le siguen, que se ha convertido en un archivo de la sabiduría literaria del exilio. Belkis, además de hacer todo el diseño y paste up de la revista, encargarse junto con Heberto Padilla de recogerla de la imprenta de los vietnamitas y chinos en Nueva York, a un costo de $2,000 por ejemplar, y luego enviarla por correo ($500), lo mismo a suscriptores que a no suscriptores, ha mostrado su afán, ``una misión'', por esta publicación que se ha convertido en un tesoro de coleccionistas. El colmo es que ``La Jiribilla, la malévola publicación cubana, publicó un artículo hace unos cinco años mostrando, diría yo que como el cazador que obtiene una buena presa, todos los números de LLM'', me escribe Belkis, ``la colección hasta ese año, que según el entonces director de la Biblioteca Nacional, había obtenido como una regalía''. •
olconnor@bellsouth.net
Corrección: El primer ejemplar de ``Linden Lane Magazine'' se publicó en Princeton, el publicado en Madrid, una excepción, fue un par de años después.
`Linden Lane': nuevo formato(Ultimo de una serie de tres)
Belkis Cuza-Malé fue y es la heroína de Linden Lane Magazine, publicada consecutivamente desde 1982 dondequiera que ella haya vivido: en Nueva Jersey, en Texas, en la Florida. Nacida en Guantánamo, Cuba, y habiendo estudiado en la Universidad de Oriente, Belkis se fue a La Habana, donde comenzó enseguida a trabajar en periódicos, primeramente en Hoy, luego en Granma y más tarde en La Gaceta de Cuba. Se casó con Heberto Padilla en 1967 y le tocó estar encarcelada con él en 1971 por ``escritos subversivos''. Los libros que tenía publicados hasta ese entonces eran: El viento en la pared (1962), Los alucinados (1963), Tiempos de sol (1963) y Cartas a Ana Frank (1966). Su trabajo periodístico era también considerable. ``En Hoy estuve haciendo crítica de radio y televisión, con un seudónimo'', cuenta la escritora, ``cuando se acabó el periódico me mandaron para el nuevo periódico, Granma, donde hacía todo lo literario: entre otros entrevisté a Julio Cortázar, a Mario Vargas Llosa y a Alberto Moravia''. Pero después del año 71 fue silenciada. Cuza-Malé se exilió con su hijo pequeño en 1979 y con sus gestiones pudo conseguir que Padilla saliera de Cuba, a pesar de que antes fue muy presionada a regresar a la isla por los funcionarios cubanos en Estados Unidos, porque estaba indocumentada. Su interés en la biografía creció en los años 70, y publicó más tarde lo que había investigado y escrito en Cuba, El clavel y la rosa: biografía de Juana Borrero (Instituto de Cooperación Iberoamericana en Madrid, 1984), sobre la poeta con la que se identificó espiritualmente. Le tradujeron al inglés Woman on the Front Lines, que incluye Juego de damas y El patio de mi casa (Greensboro: Unicorn Press, Inc., 1987) y Elvis. The Unquiet Grave or the True Story of Jon Burrows (1994). Publicó luego Juego de damas (2002) y La otra mejilla (ZV Lunáticas prólogo Grace Giselle Piney Roche, 2007). El más reciente número de Linden Lane Magazine, correspondiente al Volumen XXVIII Nos. 1, 2, 3, 4 del 2009, en homenaje a la pintora cubana Carmen Herrera, que no ha sido reconocida hasta muy recientemente, es distinto en formato al estilo que prefería Belkis (``Yo escogí el del New York Review of Books''), que era tabloide, con papel de periódico, y el título en cursiva. La razón es el costo, porque ``ahora se imprime a medida que se encarga'', explica, ``en principio, hacía 3,000 ejemplares, se lo mandaba a las personas se suscribieran o no. Era un trabajo monstruoso que hacía yo sola, porque, como decía Flaubert: `Madame Bovary soy yo', y `Linden Lane soy yo'. Era hasta la `peistopista' (pegaba los cromos en las cartulinas); hace unos años aprendí a hacerla en la computadora. En Cuba, me pidieron mi primer diseño en los años 60 y pico: el disco del comandante Juan Almeida. ¡Y tuve que enfrentarme con ese hombre que dirigía el ministerio de las fuerzas armadas!''. Linden Lane Magazine --de cuya historia tiene miles de anécdotas que saldrán publicadas en sus memorias-- tendrá distinto formato y papel satinado, pero sigue suscribiendo la misma política editorial: ``La idea es sobre todo que los escritores cubanos tengan un sitio'', afirma su creadora, ``que sus voces no se apaguen''. • olconnor@bellsouth.net Para encargar la nueva revista usar este sitio: http://magcloud.com/ browse/Issue/44599 y para comunicarse con Belkis Cuza- Malé: lindenlanemag@aol.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario