mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

Se ha producido un error en este gadget.

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


jueves, 6 de mayo de 2010

NUEVOS POEMAS DE DALIT RAFAEL ESCOCIA MARCHENA

                                

En la foto aparecen Concepción Márquez (Poeta) y el pintor y escultor Samuel Buelvas y la hija del Poeta Manuel Escobar con la Poetiza Ubaldina Diaz Romero, la joven Poeta Sofía Escobar Diaz.


HOJAS DE ABROJOS

Son murmullos hechos gritos…
Un dolor único y puro. Hojas,
¿De qué árbol fueron arrojadas
Y vinieron, a mí, en el viento?

Tengo mi cabeza cana, calva…
Un solo gemir llevo por dentro.
Abro de par en par esta ventana
Y espero, inquieto, mi otro vuelo…

Enlazo mis manos y mis piernas
Y no soporto este amargo dolor.
Hay piedras en mis zapatos…
Arden mis pies y, rendido, caigo.

He revisado, lentamente, mi calendario.
Son pocos los años que me quedan…
Una migaja de pan llega a mis dedos
Y un trozo de barro para el alfarero…

Me sentí un dios… y esto lo pago…
No temo ni al cielo ni al infierno
Y pierdo la fe mirando el cielo…
Caen las estrellas desde lo alto…

Un anciano recoge su manto
Y hace con él un tétrico vestido
Que dona a unos mendigos
Haciendo con su fe un santo…

Voy sufriendo con mi canto,
Y vuelco todos mis latidos…
Es mi pecho a dolorido
Un manantial hecho de llanto!

Dalit R. Escorcia Marchena.














Dalit R. Escorcia Marchena.


















CONFORMIDAD
...me basta una sonrisa
Si ese dolor me va por dentro
...una sola mirada, me basta,
Si tus ojos me embriagan
Y tus besos hacen de estos versos
Un ramillete de flores con aromas.

...me basta el sonido de tu boca
Como una señal que abre los caminos
Para seguir tus pasos
Desde el recuadro de mi puerta...
Una sola lagrima, me basta,
Para sentir que la lluvia continua...

Y yo voy presurosamente
Hacia el otoño de mis huesos
Y mis carnes...

Me basta una despedida tuya...
De esas que se quedan dibujadas
En tus manos y mis ojos,
Mientras un ocaso
Hace del sol un negro manto...
Y de mis labios un martirio.

Cuál será la bastedad del olvido...
Si los dos somos un par de gritos
Suspendidos en la mitad de un abismo.
Cuál será la pena mortal que, tú y yo,
Estamos pagando por este pecado...
Si yo soy tan inocente como tú.

...pero la risa se pierde entre la brisa
Y sólo llega un poco de dolor
En medio de la hoguera que me envuelve
Y me hace sufrir por tu calor...
Y se siente el frío entre tú y yo.

Cuál será nuestro futuro…
Si la conformidad nos llena
Y nos dejamos arrastrar
Como piedras por la vida.



Dalit R. Escorcia Marchena.










SONETO DE REQUIEBROS



Abrigo la esperanza de hallar un corazón
Tan noble y tan hermoso como el amor de Dios...
Abrigo la esperanza de dar mi corazón
A aquel ser que me ame como le ama Dios.

Mas todo está sujeto al amor y al dolor,
Mas todo está sujeto a la ley del creador...
Y es brisa de marzo moviendo un ciprés
Y es llanto del poeta ante otro revés...

Abrigo la esperanza de ver aquella luz,
De recoger los frutos de vaga juventud
Y entregar con mis manos triste laxitud,

Hasta encontrar las voces de aquellos como tú
Y si mi fe no alcanza la anhelada esperanza,
Te pediré perdón, ante tu altar, oh, mi gran Señor...



Dalit R. Escorcia Marchena.



















DILEMA I

Vana es la vida mía
Sin el verso que palpita...
Es tristeza, mal y agonía,
Ansias y dolor que me gravitan.

Sueños son hechos pedazos
De música que altiva duerme.
Voy prendido de mis fracasos
Mientras el reír y el llorar vuelven.

Canto, sí, mi desespero...
Arroyuelos de amargura crecen
Y no veo reverdecer mi suelo

Bajo el anchuroso cielo...
Unas golondrinas duermen
Mientras, Yo, subir no puedo.



LABIOS ARDIENTES


...Ardiente, beso tu boca
Esos labios de rosales.
Y sumerjo mis manos tibias
Hasta palpar tus trigales…

Y de tu piel, sortilegios,
Huellas de luz en los mares.
Vuelan mariposas negras
Hasta el borde de tus carnes...

Y una oruga se desliza
En la sombra larga y suave,
En las oscuras sombras,

Que le sirven de ramajes
A lo salvajes de deseos…
De esa sola e impúdica ave.

Dalit R. Escorcia Marchena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario