mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

Se ha producido un error en este gadget.

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


lunes, 29 de noviembre de 2010

Cristina Rebull - Macorina

Pase adelante si quiere

sábado, 27 de noviembre de 2010

EROS DISTANTE Y OTROS POEMAS DE RAFAEL DALIT ESCORCIA MARCHENA


EROS DISTANTE I

Mas nada nos avisa
Sobre el tiempo perdido
Es algo que se escribe
Con las manos…
Y se borra con los puños…
En mi palpo un rasguño
Sobre la piel desnuda
Y siento vivir mi vida
Envuelta en un delirio…
Amor, es tu castigo ahora
Una leve caricia de tus ojos
Esta mano suave entre tus carnes
Un erizar de ajada piel
Cerca al relieve de tu pubis,
Y siento que otro yo, frágil…
En busca de tu placer,
Sobre ti… sube y se mueve
Con la locura epiléptica
De la tensión de sus músculos. 

Dalit R. Escorcia Marchena.
EROS DISTANTE II

Se abren los espacios… y los penetro…
Recorro los túneles de tus sueños.
Aves anidan en tu talle. Y cantan,
La misma canción que nos trajo el viento.

Danzan, entonces, las olas de tus besos
Descubren en tu interior otros recuerdos
Y un niño se aferra de tu vientre…
Escucho,  en el fondo de ti, un hondo empeño.

Se deja derramar tu sangre,
Brota, de ti y sin fin, hermoso torrente…
Y borras, de mí, las emociones de tu mente.

Algo me dice que por fin estás alegre…
Con un cielo azul de este continente,
Por eso veo tus ojos en medio de esta fiebre.



Dalit R. Escorcia Marchena.








EROS DISTANTE III

…con mis ojos sobre tu cuerpo
El amor se convierte en lujuria
Se va tejiendo tus carnes
Con la furia de mis carnes…
Y en medio de tus suspiros
Agonizan ya los míos…
Yo soy un espumoso mar
Y tú un torrentoso río…

…con mis manos dibujando
Sobre tu piel un continente
Siento que estoy abriendo
Un surco para sembrarte
Una espiga de mi cuerpo
En el centro de ese tuyo…
Y al final me voy muriendo
Sin saber por qué ni dónde.

…con mi ser hecho de harapos,
Con mis ojos negros glaucos,
Con las sombras de tus sombras
Yo me visto de recuerdos…
Y me voy, muy despacito,
Al encuentro con tu espacio
Para depositar mis sueños
En el fondo de tu arco y cuerpo.

Con tristeza me levanto…
La lascivia yace muerta.
Sólo escucho bellos cantos
De una mirla entre mi jaula
Y tú te pegas a mi cuerpo
Con el sol desde mi puerta
Y un quejido me atropella…
Hasta perder yo la cuenta.






Dalit R. Escorcia Marchena.








ÉXTASIS II


…Nos toca olvidarnos de las cosas triviales,
Romper las ataduras de las notas ligeras
Sentir que ya es otro verano…
Y que a esta tierra, ¡no llegan primaveras!

…Nos toca negarnos los silencios
E invertir el recorrer del tiempo…
Salir a la calle con los rostros ajados,
Cubiertos por máscaras de harina.

Sentir, nos toca, las voces más profundas
Y dejar emerger a la superficie
El vuelo inocente de mariposas amarillas,
Que se han hecho símbolo como las rosas.

…A cada quien, le toca una gota, en la boca,
De miel o de hiel… de menta o de limón;
Mas nada es perenne bajo el cielo y el sol…
Y todo se confunde entre la razón y la sin razón.

¿Quién dijo que el invierno es cosa de esta tierra?
Sólo he visto la nieve, sentado y alienado,
Dentro a la mágica pantalla de mi televisor…
¡Y al fondo, en mi ventana, veo un radiante esplendor!

…Nos toca recoger las palabras desordenadas
Y escribir con ellas una alegre canción
Cuando el viento se lleva en sus alas manchadas:
¡Un olor de otoño… y un perfume de tétrica flor!


Dalit R. Escorcia Marchena.










CRONOLOGÍA III


…allá al fondo, está la luna,
Esa invitada secreta de tus besos,
La misma huella de tus carnes
Ese color de plata que se derrama
Sobre el interior de tus muslos.

Y se enciende mis deseos, con tus perfumes
De flores que se despertaron de tus brotes
Esa pequeña úvula que se levanta
Y me adhiere al aroma indiscreto de tu cuerpo.

Allá en el fondo, veo esa delicadez de tu existencia,
Ese rosado color que me enloquece
Pero siento, que de ansiedad, me voy muriendo
En cada recodo de tus intersticios.

…ya tu piel me arropa con sus calores
Y tu fiebre hace arder mi cuerpo.
Voy hacia ti, y nada me detiene…
Una sinfonía de colores, se plasman
Y en medio de mis  placeres, tú, me torturas.

Ya se ordenan los silencios, detrás
De cada quejido disuelto en el sudor
De dos cuerpos que se arriman
Y erizan cada vello, cada cabello
Enredado entre los dedos y los sueños.

Allá quedaron los gemidos
Aquí,  sólo los gritos del recuerdo…
Allá tu voz susurrante y tierna
Acá,  ya no te acuerdas de mi rostro.
La oscuridad borró mis huellas…
Ya el sol se hizo el dueño
Y rompió las maravillas
De aquel erótico ensueño.


Dalit R. Escorcia Marchena.

sábado, 13 de noviembre de 2010

POETAS LOCALES BANENSES EDICIÓN DE YOURE MERINO PÉREZ

JEAN-BAPTISTE GRENOUILLE

Te obstinas en regresar aquí todas las noches. Los cuerpos ya se han ido. Cada cual duerme sus infantiles ganas bajo algún mosquitero remendado. Paris yace encima de mi mesa de noche enclaustrado en un libro que no es libro hasta el amanecer. Y tú regresas. Me siento olfateada pero no me disgusta. Me sé la víctima. Quien no conozca tus pasiones nocturnas que te tema. Saber que hay un asesino entre mi almohada hace que se me ericen los pelos de las piernas. Tú el inoloro, el cojo, de torpe silabeo y desconocidas pretensiones, me provocas con tu silueta anémica detrás de la cortina. Muero cada noche entre tus brazos pero no amanezco desnuda ni rapada. Ser muerta por tus manos me entretiene. Y acaso tengo olor a pino o a montaña o a octubre o a palabras que anegan tu eternidad homicida de perfumes ajenos. Cuando quiera liberarme me libero. Hay olor a queso rancio, a cebolla, a pescado pútrido y excremento de gato encima de mi cama. Es tu suerte o semen demorado. Y tu silencio. Duermo.

Linet Oquendo Meneses (Banes, 1992). Poeta, narradora y Pintora. Estudia en la Academia Profesional de Artes Plásticas “El ALBA” de Holguín. Como artista plástica ha preparado varias exposiciones de su obra. En noviembre del 2008 obtuvo el tercer premio del concurso “Primitivo Arcos” con el cuento La declaración. En el 2009 obtuvo Mención en el Concurso Nuevas Voces de la Poesía holguinera.


EL MUNDO MANTENDRÁ SU NÓMINA

No es cuestión de mortales
el advenimiento
sino del pequeño Dios.
Cuanto pretérito
mundanamente enumerado
demostrando
que todos los dioses
ignoran la puntualidad
los horarios
las causas.

José Manuel Santiesteban Ruiz (Banes, 1985). Poeta. Ingeniero Metalúrgico. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz. En el año 2004 publica sus poemas en un plegable titulado Sólo signos. Premio de poesía Juan Marinello en el año 2002 con el cuaderno Sombras estrechas. Obtuvo el 3er premio en el concurso de poesía “Nombrar las cosas” convocado por la A.H.S del municipio Moa en el 2005. Miembro del Taller Literario Roque Dalton.



Rimbaud       no solo las albas
son desgarradoras.
Hay una puerta fatigada

suspendida

que no me devuelve en las tardes
un aire dominical que me arrastra ebrio
a
empujones
como
tu barco
como el prematuro gusano de Dylan Thomas
sin rostro       manos duraderas
solo este sentimiento extraño
de raíz oscura
incompleto.



Julio César Torres Gómez de Cádiz Toro (Banes, 1985). Poeta. Cursa estudios de Psicología. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz, ha publicado sus poemas en la Hoja de Poesía (abril 2004) y los plegables Esa mitad de nosotros (2004) y Espectros del lado oscuro Ediciones Taberna (2005). Obtuvo los premios de poesía Juan Marinello 2003 y 2005 con los cuadernos Cuando cae la última flor y Espectros del lado oscuro. Con el cuaderno Poemas alcanzó el Premio Homenaje a Ángel Augier en diciembre del 2007 convocado por la Biblioteca del municipio Rafael Freyre. Miembro del Taller Literario Roque Dalton.



ERÓTICO II

Una hetaira quise ser
una esclava bailarina
que en las cadera domina
la danza, el sexo, el placer.
Añoré que mi deber
fuera esa gracia divina
disipar la repentina
vibración. Pero tener
tu mano dentro es poder
saciar mi sed asesina.

Esta huella displicente
este karma que no ayuda.
Hoy me muestro más aguda
no soy la condescendiente
¿por qué estoy indiferente?
Es el pecado, el reverso,
el error donde refuerzo
mi materia. ¿De la gente?
Que me dejen penitente
no me importa el universo.

Dairelis Carrasco Rojas (Banes, 1984). Poeta. Licenciada en Educación Primaria. Miembro del Taller Literario Roque Dalton. Participó en Festivales Provinciales de Artistas Aficionados de la FEU. Ha sido jurado en Encuentros Debate de Talleres Literarios Infantiles. El plegable Lo que pertenece (2007) es su primera publicación. En el año 2010 obtuvo el Premio Juan Marinello de poesía con el cuaderno Objeto.

Morelliana

Transcurridos siete días y siete vueltas en derredor de la ciudadela, como en un tour: Louis Armstrong, Dizzy Guillespie, Miles Davis, Bix Beiderbecke, King Olivier, Clifford Brown y Chet Baker… así consta en la historia, glíglica Maga; pero pudieron ser: Charlie Shavers, Freddie Hubbard o Maynard Ferguson… los que echaron abajo las pomposas murallas de Jericó o l´Arc de Tríomphe, Porte St-Denis, Palais de Chaillot (época París merengue) para no mencionar los arrabales del Buenos Aires vesperal con chinchulines y vino criollo.

                                                                         (-156
Youre Merino Pérez (Banes, 1975). Poeta. Ha escrito los libros Anti-pop (Ed. Holguín 2006), Flemas (Inédito 2008), Babelia (Inédito 2009). Poemas suyos aparecen en publicaciones nacionales, foráneas y en las antologías La Ensenada, (Ediciones Holguín 2001), Los Parques (Reina del Mar. Editores, Cienfuegos 2001),  Puente del tiempo (Ediciones Holguín 2006), El Sol Eterno (Ediciones La Luz, 2009) y Ciudades bajo un mismo cielo (Ediciones La Luz, 2010). Tiene publicado los plegables Olvidados Maitines del Joven Monje/1994 y MP3/2005. Mención en el concurso Gastón Baquero 2010.



LITERATUM

Llamar (o) contemplar el deterioro (llamarlo) contemplación ojo
a bolina boquete desastre en boca condición que inclina oído/
¿qué es literatura? oído (ya dicho ya escrito) contemplativo
undoso letras (adobe) simas donde pausar a derecha
a izquierda del idioma apuntalado en eco concéntrico/

¿qué es literatura? materia centro musgo en la piedra
cuervo (el cuervo) – Poe – y en las mañanas una horrible
punzada intestinal – llamarlo lenta digestión/

me ciño una mano al abdomen la otra sobre esta página
planeando.


 Libnis Roberto Díaz López (Banes 1969), poeta y narrador. Ha publicado los libros: El cetro y la palabra (Ediciones Holguín 1990), El Pan sobre las Aguas (Ediciones Holguín 2007) y La memoria fracturada (Ediciones Holguín 2009), que obtuviera el Premio de la Ciudad de Holguín. Aparece también en las antologías Provincia del Universo (1993), La Ensenada (2001), Puente del Tiempo (2006), Los Frutos del Sol, Antología poética del Oriente de Cuba (Venezuela 2003) y Poemas para despedir el Siglo (Plaquette, Ediciones La Luz 1994). Textos suyos aparecen recogidos en Carta lírica (Miami 1996) y en The Ambassador, (Canadá 2004), revista de la alianza literaria Cuba-Canadá (ALCC).



BREVE ENSAYO SOBRE LA ESPERANZA

… la ceguera también es esto, vivir en un mundo donde se ha acabado la esperanza.
Saramago

Cuando la noche es propicia y libre el pensamiento
me viene con seducción la desesperanza
la necesidad de trasver la conciencia.

Como en la desmemoria del cielo
lo obvio es lo invisible
el sueño dorado
de los trabajadores del mal
pergeña el poema del fin
el réquiem por la crucifixión de la luz.

En diálogo perenne
con la sombra huidiza de la palabra
el oscuro pronombre que soy
reacio a no vindicar
contra el hollín de la conciencia
contra la piltrafa de esperanza
su noche más esplendente.

Y porque solo existen
la esperanza y la ausencia
en la balanza de Dios
desde el sexo hasta las amígdalas
me sube un callar trémulo, frígido, pavoroso.

Entonces, las imágenes…


Alberto Figueiras Carretero (Banes, 1967). Poeta y narrador. Graduado de licenciatura en Comunicación Audiovisual en la filial del ISA en Holguín. Ha obtenido premios en concursos en diversas instancias. Poemas suyos aparecen en publicaciones como Ámbito y Diéresis y en la antología La Ensenada (Ediciones Holguín, 2001), Antología de la Décima Cósmica de Holguín. (FAH México 2003). Actualmente prepara un poemario con el título provisional Abierto en el aire.

TRAZOS PARA EL CAMINO

El fogonazo divide la agonía del ave
y  es otro animal quien apunta  la  memoria
no hay señales para morir
están tirando a ciegas
el proyectil es un ojo enfermo
que desconoce que el camino del ave
está trazado
aunque el hombre insista en su cacería.


 Ana Gloria González Ochoa, Banes 1964. Poeta e Investigadora. Graduada en Letras en la Universidad de Oriente. Miembro de Honor de la AHS. Premio Nuevas voces de la poesía holguinera en 1996. Realizó la Antología Poética La Ensenada (Ediciones Holguín 2001). Parte de su obra ha sido publicada en antologías como: Mujer Adentro. (Ediciones Oriente), Del Otro Lado de la pared del sueño (Ediciones Holguín), De Oquedades y juicios (1995), plegables de la ciudad y revistas de la Universidad en colaboración con Canadá. También escribe poesía para niños y atiende talleres de creación.

VICIOSA ETERNIDAD

Reflexionaré por un instante
en lo que puedo pensar
sin columpiarme
en el balancín del diablo.
Sin la pérdida total de la esperanza.
Sin la glorificación contumaz de la utopía.
Todos hemos sido víctimas,
alguna vez,
de la sobreexcitación,
las vacilaciones,
el engaño.
Padecemos de ciertos y graves servilismos.
Pero quiero preguntar
a riesgo de parecer desesperado,
sobreexcitado, vacilante y servil:
¿Para qué el hombre quiere escapar de la muerte?
¿Habrá pensado qué hacer con tanto tiempo?
¿Qué sucederá con los malvados?


 Remigio Ricardo Pavón (Banes, 1954). Poeta, Licenciado en Filología por la Universidad de Oriente. Crítico de Arte y Literatura, miembro de la UNEAC. Trabajos suyos han aparecido en las revistas Letras Cubanas, Ámbito, Diéresis y Quehacer. Es coautor del libro Gastón Baquero: un recuerdo familiar (1995), publicado en España. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo Cultural en 1997 y el Premio Internacional IMAGO del ISA en este mismo año. Actualmente se desempeña como realizador de radio en la Emisora Municipal Radio Banes. Próximamente aparecerá su libro de entrevistas Desnuda vocación de la palabra, por Ediciones Holguín y además es autor del libro de poesía Fatuas entropías (inédito)



DESDE EL ULTRASONIDO

-Voy con madre, estoy dormido.
Del cordón umbilical
doy en mi foco fetal
mi presencia de latido.
Siento un tanto confundido
el aparato buscón,
disfruto la confusión,
me divierte el cosquilleo.
Alguien dice. “Según veo
llegará un nuevo varón”.

-Yo también estoy dormida
mientras me aferro al cordón
porque tengo un corazón
que ya le canta a la vida.
Madre medio desvestida
se llena con mi placer,
alguien dice… a ver… a ver
(y como desnuda vengo)
Asegura. “Ya la tengo
se trata de otra mujer”.



Claudio Concepción Pérez (Banes 1947). Poeta, narrador y escritor para niños. Ingeniero agrónomo. Ha obtenido premios dentro y fuera de la provincia (Juan Marinello, León de León, Espinel Cucalambé…). Miembro del Taller Roque Dalton y del Taller Municipal de la Décima Eliades Fuentes. Su poesía aparece publicada en los libros El camino de Teseo (Ed. Holg. 2001), Los motivos de mi canto (Ed. Holg. 2003) y las antologías La Ensenada (Ed. Holg. 2001), Antología de la Décima Cósmica de Holguín (FAH, México 2003) y Puente del Tiempo (Ediciones Holguín 2006)


sábado, 6 de noviembre de 2010

ESTAMPAS DE BANES POR: HIDELISA VELÁZQUEZ PRATTS

ESTAMPAS DE BANES POR: HIDELISA VELÁZQUEZ PRATTS

EL PILÓN DE CAFÉ.
Apenas vi a mis abuelos; añoro haberlos conocido mejor y más tiempo porque soy resultado de un matrimonio de una octava y penúltima hija y de un décimo y penúltimo hijo. Sin embargo, pude conocerlos por las anécdotas, por los cuentos acerca de su participación en la guerra del 95, y algunos objetos que quedaron con mis padres: un balance amplio y cómodo,  discos del tragamonedas de mi abuelo paterno, libros, tazas favoritas, vasos, jícaras, un baúl  y un pilón de café de mi abuelo materno.Venían vecinos, mis tías y primas a pilar  porque decían que era más sabroso el café pilado. La parte mejor no era la taza de café que hacía la culminación del tradicional acto en mi casa. Eran los cuentos, chistes, comentarios y hasta canciones alrededor del pilón y su música, claro. Aún recuerdo las cantatas de la tía Dalia con su Vereda tropical y Parmenia, las más solicitadas por la familia.El pilón comenzaba a veces con mi madre a las 6 de la mañana. Así despertaba y me dormía casi diariamente con esta música. No sé cómo el creador del ritmo cubano homónimo no salió de mi casa o de mi barrio.El pilón de mi abuelo se gastó, lo mató la civilización. Hoy es sustituido por la televisión, la grabadora, los videos, las computadoras y todos los ruidos de la vida actual.

XIV. LOS PARA´OS.

Creo que cada pueblo se gana su individualidad aun cuando el rasgo diferenciador sea valorado como negativo por los mismos que lo habitan.Banes tiene varios aspectos que lo hacen singular, sui generis.En este pueblo todo suceso se gana en nombre y como si fuera muy sencillo que cien mil personas se pusieran de acuerdo, el nuevo nombre entra a formar parte de su diccionario municipal.[Image]Hay muchos ejemplos. Mencionaré dos solamente porque el objetivo es uno solo.Cuando el Gobierno Revolucionario comenzó las obras en Banes, uno de los primeros establecimientos transformados fue el actual restaurante  El Sodito.  Allí se dispuso para la atención al público un largo mostrador sin banquetas ni sillas. Esto motivó que se ganara el nombre de Los Paraos (se oía decir  a menudo Voy a Los Para os, hay tal cosa en Los Para’os. Nadie decía El Sodito.Por esa época habían construido también el reparto Julio Antonio Mella. Creo que este ha recuperado el nombre, aunque sea por una parte de la población banense. Se lo cambiaron desde que surgió porque los dueños de estas nuevas viviendas menospreciaron los muebles que se les habían entregado con la nueva casa; se decía que los habían utilizado como leña para cocinar. Por tal razón, el reparto adoptó en nombre popular de Los  Para os.La vox populi es tan fuerte, que determina la forma de decir y una modalidad dada se hace norma que puede, con el tiempo y la tradición, convertirse en norma oficial. Lo popular se manifiesta también en la modificación del participio parados por para’os.No hay quien pueda con los pueblos cuando ellos se imponen y quieren determinar su destino.

XV. LA  CALLE  DE  LA   CADENA .

Muy temprano, de niña, escuché este nombre porque vivía cerca, casi tocando,   la mencionada calle. Yo me preguntaba: ¿por qué este nombre si no hay ninguna cadena?  Además, su nombre oficial actual es Máximo Gómez.Buscando en la memoria colectiva del vecindario, llegué a conocer que aquella casa antigua de dos pisos, de madera y muy alta, sita en la esquina contraria a mi casa, tuvo una cadena gruesa y llamativa en el frente.La casa  o edificio estaba compuesta por seis viviendas en las que vivían seis familias. La cadena se había vuelto tan significativa, que las miradas insistentes de los transeúntes ya molestaban a los inquilinos. Un buen día desapareció la cadena y no quedó claro por qué ni por quién, ni cuándo exactamente.[Image]La calle de la Cadena se nombra aún, y aunque ya no existía tal cadena, el nombre permanece hasta hoy. Tal vez algunos la llamen por el nombre oficial, pero quedan voces que mantienen el nombre popular.
En las imágenes: El Palacio Municipal, construido en el año 1948, y la playa de Morales, una tarde de tormenta. ( Foto cortesía de Mirtha E. Ruíz)

Sobre la autora:
Hidelisa Velázquez Pratts (1952) Licenciada en Letras y Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Santiago de Cuba. Trabajó desde 1978 en el Instituto José de la Luz y Caballero y a partir de 2001 en la Universidad de Holguín Oscar Lucero Moya. Máster en Historia y Cultura Cubana y Profesora Auxiliar. Autora de artículos y ensayos publicados en periódicos y revistas provinciales y nacionales como Ahora, Juventud Rebelde y Ámbito. Tiene publicaciones en monografías.com e ilustrados.com. Coautora del libro Conferencias de Lingüística (1991). Ha desarrollado distintas investigaciones profesorales y pertenece a las Cátedra Hispanoamericana y a la de Miguel de Cervantes y Saavedra. Ha trabajado en la radio en programas sobre la lengua española. Actualmente reside en Madrid, España.

jueves, 4 de noviembre de 2010

MIS NUEVOS POEMAS EN LETRALIA http://letralia.com/241/letras10.htm


                                        LA SILLA Y LOS  ZAPATOS VIEJOS DE VINCENT VAN GOGH







Poemas

Comparte este contenido con tus amigos
Apología de la locura
Al loco de Arlés
Tu Silla, y tus Zapatos, Van Gogh,
me comunican laceria y abandono.
El derroche de amarillo en tus cuadros me seduce,
y me lleva a recorrer contigo las estrechas calles de Arlés.
Cómo deploro ese encuentro tuyo con Gauguin.
Y ese arrebato que te llevó a mutilarte un lóbulo
—que no una oreja—
me consterna.
¡Pobre Vincent cubriendo con su soledad
las paredes desnudas de un burdel!
Me aventuro a creer que compartiste con Gauguin la misma puta.
Aquella tal Rachel, que aceptó horrorizada como un regalo tu lóbulo,
envuelto en un pañuelo.
Y que pegaste un grito
cuando el amigo desleal se quiso largar a Tahití,
a pintar nativas robustas y tetudas.
¡Así es la vida, amigo! ¡Así es la vida!
Pero,
quién te iba a decir entonces,
que poco más de un siglo después,
un grupo de chicos españoles posmodernos
revivieran el mítico incidente
nombrándose a sí mismos para tu gloria:
“La Oreja de Van Gogh”.

Canción del viejo ropero
A mamá, si viviera.
Junto a las enaguas dobladas sobre un estante
mi madre también doblaba su juventud marchita
hasta que su galán, mi padre,
la desposara después de haber cumplido los cuarenta.
Aquel viejo ropero
atesoraba recuerdos de juventud,
las fotos en sepia de sus mejores amigas:
las Organero.
Mechones de cabello y hasta un diente de leche
que me arrancaron a tirones.
Las corbatas de mi padre.
Los pomos gigantes de Colonia 1800.
y hasta un viejo sombrero.
Luego vendrían las cosas más pequeñas;
una caja llenita de botones.
Un gallito de plástico con quien jugaba mi hermano
y mis primeros textos escolares.
En el cajón del medio, asomaban en fila los cosméticos;
colorete Tres Flores, un frasco de crema Hinds para sus manos
y un pote de crema para embadurnarse el rostro por las noches,
con la vaga esperanza de retener un poco de juventud.

Balada para un suicida
A Raúl, bailando entre silencios.
Hay palabras que acribillan el aire
y nos caen al fondo como pedradas.
La noticia de tu muerte, por ejemplo,
me dejó sin aliento.
¿Cómo está eso que te fuiste a bailar tu último acto
sin antes avisarnos?
¡Qué delgada es la línea que corta en dos, de cuajo,
los reinos del soy y del ya no soy definitivo!
Todavía te sueño ataviado como Nijinski
haciendo giros en la escena.
Y en uno de esos saltos empinados
te adentraste en ese mundo silencioso
arrastrando torres y canciones.
Tú y tus prisas, Raúl.
¿Acaso se te hizo tan difícil escribir por ejemplo:
“Me voy al Paraíso. Ya regreso”?

Los recuerdos
A Orlando Ferrand, hermano.
Los recuerdos.
Esos retazos de la memoria hecha añicos
nos constituyen.
Nos recuerdan
—valga la redundancia—
a ese ser que fuimos
o que quisimos ser
y no pudimos.
Los recuerdos no sólo se asientan
en un oscuro rincón de la memoria,
sino que se pliegan a veces a las canciones,
a un viejo mueble o a un juguete olvidado.
Y los más atrevidos
se esconden en las páginas de un libro
y nos lanzan piedras
desde el fondo.

Poema
A Ivette Marie, que también conoció el desamor.
Cuando las palabras cambian de lugar
y en vez de mío escribes tuyo.
Y te despides con besos en lugar de hasta luego
es que llegó el amor.
Un rejuego de las endorfinas en tu cerebro.
Un oscuro, indefinible sentimiento, que se arrincona
en cualquier parte de ti.
Pero, cuidado,
que el desamor
es un viento que silba entre los árboles
y cuando menos lo esperes
se adueña de tu ser
y te devora.

Solitude III
Para Ángel, mi hermano en el samsara.
Cuando la tarde se rompe entre sollozos
y los recuerdos vuelan como palomas,
apareces tú, mi samsárica soledad.
Acompañando cada uno de mis pasos
en cada nueva vuelta de la noria.
En cada ir y venir por este mundo.
Obtuso, torpe, confundido,
apenas distingo lo bueno de lo malo,
y otra vez, tú, cantándome desde dentro.
¡Qué lento es el camino de los remotos ríos!
¡Cómo pesan estos huesos mientras no llegan
a la perdida frontera de este viaje