mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


domingo, 25 de septiembre de 2011

Hace once años que partió Heberto Padilla: fotos, poema y dibujito inéditos
 
 
 
 
 
 
www.belkiscuzamale.blogspot.com
 

Belkis Cuza Malé


Ayer, 24 de septiembre se cumplieron 11 años de la desapirición física del poeta Heberto Padilla. Y para recordar al autor de Fuera del juego,
les pongo aquí varias fotos inéditas, que he sacado de mis archivos.
La primera es en la ciudad de New York, y posiblemente en 1958 durante
 la época Navideña. Es una cena familiar con unos amigos, y Heberto es el primero de izquierda a derecha; a su lado, mirando hacia la cámara está Bertha Hernández, su primera esposa y madre de sus 3 hijos mayores, y de seguro ese bebé que carga el otro señor es Giselle, su hija.

La foto número dos es en París, y está fechada en 1959. Ya Heberto había regresado a Cuba desde New York y aparece aquí en compañía de varias figuras importantes de la cultura cubana. Les coio textualmente lo que trae escrito por detrás, de la mano del propio Heberto: "En 1959, en París. De derecha aizquierda el chofer del embajador Manuel Grant junto a Padilla, la consejera, la escritora cubana Nivaria Tejera, y los funcionarios Harold Gramatges y Flora Díaz Parrado y el empleado M. León". Se le olvidó identificar a Manila - una linda y elegante
Manila - , la esposa del músico Harold Gramatges
.
La tercera foto, según leo en unas líneas detrás, y se trata de fotos de una agencia de prensa británica, está fechada en febrero de 1960 y, dice en inglés: JOURNALISTS FROM CUBA: A party or Journalists from Cuba are spending a month in the United Kingdom ( from February 15th to March 14th ), as
guests of the Foreign Office and under arrangements madr by the Central Office of Information. The party comprises: Señor Jose A. MAESTRI, Dean of the National Collage of Journalists and Head of the Information Department of the Ministry of Commerce; Senor Enrique Labrador RUIZ, Senior Deputy Editor of the "Diario Nacional" ; Dr. Enrique GRAU Esteban, News Editor, Rotogravure Section of the "Diario de la Marina"; and Senor Heverto (sic) PADILLA, a member of the staffr of "Revolution", and Assistant Director of the Feature Section of "Prensa Latina".  Y más abajo añade: "Three of the Journalists are seen here on their arrival at London Airport. From left to right ."they are: Dr. Enrique Grau Esteban; Senor Jose A. Maestri; Senor Heverto Padilla; senora Grau Esteban is accompanyng her husband, and can be seen on the right of the picture
 
La foto número cuatro dice por detrás: "The Journalists visited the Berkerley Nuclear Power Station while in the West ountry and are here seen together with Mr. SJ Fletcher of the Central Offrice of Information in Bristol ( extreme left) and Mr. Dickens, and Mr Dicken, Assistant Residen Engineer to the Central Electricity Generating Board, (fourth from the left), and Mr. Ellis from the Foreign Office, who acted as interpreter, (second from the left ). March 1960.". Heberto es de izquierda a derecha el número 5, y el novelista Enrique Labrador Ruiz es el último, el 8.

La foto número cinco dice por detrás: "On March 2nd the party visited the factory of Bristol Aircraft Ltd in Bristol, where they were shown the giant assambly hangers that are necessary for aircraft of the size of the "Britannia"; part of one such aircraft can be seen in the background. The Cubans were the guests of the Bristol Aircraft Co., while they were there." El primero, de izquierda a derecha es el novelista Enrique Labrador Ruiz, seguido por Heberto Padilla.
 
La foto número 7 es en Moscú, a finales de 1962, durante una lectura de poemas de Heberto. A su izquiera, el traductor.
 
La foto número 8 fue tomada en Abril de 1986, durante una conferencia a la que fuimos invitados Heberto y yo en una universidad de las afueras de Washington, DC., donde también participaron si mal no recuerdo Isabel Allende, Claribel Alegría, John Alexander Coleman y algún otro escritor y profesor argentino. Nos acompaña nuestro hijo Ernesto, entonces con 14 años. Durante ese año vivíamos en Miami, pero yo estaba deseosa de regresar a Princeton, NJ, porque las escuelas de Miami me parecieron deficientes, y porque Ernesto se quejó de que estaba en una que no tenía ventanas. Vaya, como una celda. No me había
dado cuenta de ese detalle hasta que él me lo comentó. Por esa época residíamos en un townhouse cerca de la calle 117 y la 8 del SW, si recuerdo bien.
Le pido a Dios que su alma descanse en paz y sepa que no lo olvidamos. Estoy segura de que él tampoco nos olvida: hace unos días, precisamente buscando fotos inéditas para poner aquí, encontré entre las páginas de un libro del poeta Derek Walcott, un poema inédito, otro, escrito de su puño y letra encima de un garabatico suyo. "Odiseo", le puse por título, porque a falta de uno, y como lo menciona, me pareció apropiado. Se los copio aquí, pero no he tenido tiempo de fotografiarlo. Las tachaduras las añado también entre paréntesis. Sin duda olvidó luego pulirlo y dejarlo a su gusto. Va también el dibujito/garabato.


ODISEO

Los ojitos, oscuros, legañosos.
los profetas conocen los hábitos del monje.
Llegan envueltos con sus letanías
(con) su antigualla secular y
(¿Qué vienen a decirnos?),
(ahí) alzan, como el horror,
un pasadizo (terrenal)
de presagios,
y augurios donde vela la muerte,
hasta en las claras mañanas (de domingo) de invierno,
se echan al mar en sus barcazas
ponen en el desnudo
su señal, su advertencia
--mitad sombra lunar, mitad ceniza--,
ah, cómo vocifera la piel tostada de las adolescentes
(cuando) una silba en las arenas, (la precede)
un sordo anillo
transparente
para la enorme boda --dicen los ancianitos-,
(En el más claro día, en el más alto s
ol
se produce el asalto de los muy transparentes
ancianitos),
enconados, oscuros (sentenciosos), legañosos,
expertos en los presagios, en los sonsos.
Esa vela que se apaga en la luz,
fatigada de islas,
(una) goleta batiendo en el Caribe
de vuelta hacia el hogar, tal vez fuera Odiseo.
Los clásicos consuelan, pero no lo bastante.

Han pasado once años desde la partida de Heberto Padilla y si alguna tristeza me produce este hecho es la de ver su obra, enorme y decisiva para entender cómo un sistema social fallido y cruel fue permeando el alma de la nacíón y la resquebrajó hasta dejarla en puro hueso, permanece desconocida para muchos, especialmente para esa izquierda fea que pulula en todas partes, y sigue despreciándonos como exiliados

miércoles, 14 de septiembre de 2011

ENTREVISTA A BELKIS CUZA MALÉ EN CUBAENCUENTRO

cubaencuentro.com cuba encuentro
Exilio

Belkis Cuza-Malé, Miami

“Ojalá que el exilio cubano encuentre pronto, como sociedad adjunta a este gran país, una forma de expresarse más a tono con la tierra que nos acogió”
, México DF | 08/09/2011


  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
6 votos


Belkis Cuza Malé nació en la provincia de Guantánamo, Cuba, en 1942, su vasta y reconocida obra poética comprende, entre otros, los poemarios El viento en la pared (1962), Cartas a Ana Frank (1966), Juego de damas (2002), La otra mejilla (2007) y Los poemas de la mujer de Lot (2011). Los libros de prosa Elvis, La tumba sin sosiego o la verdadera historia de Jon Burrows (1994) y En busca de Selena (1997). A la par de su labor poética, ha creado una vigorosa obra pictórica. En 1967 se casó con el célebre poeta cubano Heberto Padilla, junto a quien fue encarcelada en 1971 acusada de “escritura subversiva”, en lo que constituyó el llamado “Caso Padilla”.
¿Por qué decidió trasladarse a otro país?
Belkis Cuza-Malé (BCM): Me costó mucho decidirme a salir de Cuba, pero la situación especial en que vivíamos a partir del 20 de marzo de 1971 —tras nuestra detención y la humillante autocrítica que Heberto Padilla y un grupo de escritores, entre los que me encontraba, nos vimos forzados a realizar—, se hacía insostenible y sin futuro. De no ser por eso, por tener que convivir con la presencia de la policía política en nuestras vidas, con visitas semanales, llamadas, órdenes, y todo tipo de coacción, nunca hubiera dejado Cuba.
¿De qué manera salió de Cuba?
BCM: Con una autorización especial de Fidel Castro, tras una carta acusatoria contra la Seguridad del Estado que le envié por vía directa a través del ministro Pepín Naranjo. Mi madre estaba enferma en Miami y aprovechando las circunstancias le pedí me dejara ir a visitarla. Entonces recién habían empezado a salir hacia Estados Unidos los presos políticos que llevaban largos años en las cárceles, tras las gestiones de un grupo de cubanos del exilio, y existía cierta distensión, llamémoslo así, que propiciaría mi viaje.
Obtuve un permiso por tres meses, pero lo fui extendiendo, mientras hacía gestiones en Estados Unidos para lograr que el Gobierno cubano autorizara la salida de mi esposo, el poeta Heberto Padilla. Hice muchas gestiones, me reuní y mantuve contacto con funcionarios de la Misión de Cuba ante la ONU, pero desde el primer momento le informé en persona al funcionario Jesús Arboleya que a Cuba no regresaría y que le trasmitiera mi mensaje a las autoridades cubanas. Este encuentro se produjo en un restaurante neoyorquino al que él nos había invitado, a Martha Padilla, hermana de Heberto, y a mí, para tratar sobre mi estancia en Estados Unidos.
Tiempo después, me llamaron de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington para notificarme que si no abandonaba Miami, donde residía con mi hijo Ernesto, entonces de 6 años, y mis padres, Heberto no saldría de Cuba. De modo que, sin dinero ni trabajo, me dirigí a Elizabeth, New Jersey, a la casa de mis queridas amigas Arjona, antiguas vecinas de infancia en Santiago, a quienes quería como familia.
¿Le ha resultado muy difícil adaptarse al sitio en donde reside hoy?
Hoy resido en Miami (he vivido en cuatro oportunidades distintas en esta ciudad), pero de algún modo sigo viviendo en Fort Worth, Texas, donde estuve por más de doce años y tengo mi casa, y donde creé La Casa Azul. En esa ciudad dio Heberto su última conferencia, en agosto de 2000, para un grupo de cubanos. Recientemente la ciudad de Miami (una Cuba a su manera) me entregó, de manos del Alcalde Tomás Regalado, la Llave de la ciudad por mi labor de treinta años con Linden Lane Magazine, y mi obra toda, y fue un honor que mucho agradezco al señor Alcalde y a la Fundación Apogeo, que dirige Baltasar Santiago Martín, y que patrocinó también esta ceremonia.
¿Cuál ha sido su trayectoria artística en su actual lugar de residencia?, ¿qué logros ha obtenido?
BCM: Bueno, Miami ha cambiado mucho, hay distintos grupos e instituciones que promueven el arte y la literatura y es una labor encomiable, pues cada uno aporta una nueva energía a la ciudad. Se han creado y mantienen distintas tertulias, centros culturales, editoriales, galerías y todo tipo de actividades. Ha sido una vergüenza que el año pasado la Galería Zu, creada por el incansable promotor que es Manny López, se haya visto obligada a cerrar sus puertas por problemas económicos.
Por mi parte, donde quiera que estoy, gracias a Dios, continúo publicando Linden Lane Magazine, que ya está en el volumen 30 y que fuera fundada por mí y Heberto Padilla en marzo de 1982, en Princeton, New Jersey. Ya desde el año 1984 yo había creado también LINDEN LANE PRESS, que ha publicado libros importantes de autores cubanos, y que recientemente se ha renovado con las nuevas técnicas de impresión que nos ofrece la compañía HP. De modo que los nuevos libros intentan, en forma de cuadernos, reunir la poesía y el arte con impresiones de primerísima calidad.
La vida ha cambiado y la tecnología tiene mucho que ver en esto. Cuando a principios del siglo pasado Virginia Wolf creó Hogart Press, su editorial para publicar su propia obra, y donde también lo hicieron otros notables escritores como T. S. Elliot, no pudo sospechar que estaba creando las ediciones del futuro. Ya no es una vergüenza publicar uno mismo su obra, sino un sello distintivo de que la mano de la comercialización no está de por medio.
¿Qué opina de la sociedad de la que ahora forma parte?
BCM: No les va a gustar mi opinión. Los cubanos del exilio que pudiesen hacerlo no apoyan el arte ni la literatura, no compran libros ni revistas, y por desgracia esto último es un mal endémico de la sociedad en que vivimos. Pocos leen y casi nadie compra libros o arte, pero se desviven por gastar grandes sumas en cumbanchas, palabra que le gustaba mucho a mi padre. Es una vergüenza el nivel cultural de Miami y sus alrededores, y no es de extrañar que a la hora de cortar fondos lo primero en que piensan sea en cerrar bibliotecas y hasta escuelas. Y no quiero hablar del nivel espiritual de esta ciudad, que aplaude la chabacanería de una televisión en español, horrible y llena, no solo de mal gusto, sino de porno, donde a un señor como Jaime Bayle se le permite hacer su programa con su mujer en las piernas, mientras le hace preguntas de doble y vulgar sentido a sus invitados, una pareja dispareja.
¿Alguna otra observación para los lectores de CUBAENCUENTRO?
No, gracias a ti, Félix, por esta entrevista. Y ojalá que el exilio cubano encuentre pronto, como sociedad adjunta a este gran país, una forma de expresarse más a tono con la tierra que nos acogió, y que le permita prepararse para que en un futuro no muy lejano, los que lo deseen, puedan regresar a una Cuba libre, sin demonios.

jueves, 8 de septiembre de 2011

BALTAZAR SANTIAGO MARTÍN ENTREVISTA A RUBÍ SIBILA ARANA


Rubí Sibila Arana, una voz que resalta en el gran coro polifónico que es Miami.
Si Estados Unidos es un país de inmigrantes –como lo acaba de reconocer el presidente Barack Obama por estos días–, la ciudad de Miami y el condado del cual es su corazón lo son aún más, cual casa de espejos de feria de pueblo de provincia, donde rostros de casi todos los confines del planeta se contemplan, azorados de su propia  distorsión, y donde hasta la faz de la mujer barbuda puede verse completamente depilada.      Esta gran casa de espejos, cosmopolita y provinciana a la vez, donde todos respiramos el mismo aire pero lo exhalamos cada quien con nuestro aliento nacional, tiene, por suerte, un coro de poetas lunáticos –valga la redundancia– que la exorcisan de ser sólo una selva de malls y condominios estancos, pero no exentos de naufragios.      Si Matanzas, ciudad de mar, ríos y poetas, ha tenido en Carilda Oliver su voz acuática, y en Milanés su mudo loco y elocuente, Miami tiene hoy por hoy un coro polifónico de múltiples acentos, que conjuran en total libertad mental la tiranía de lo neutro, donde Rubí Sibila Arana entona su voz nicaragüense y panamericana contra los molinos de viento que pululan en esta ciudad de la Mancha Hipotecaria.      La Fundación APOGEO, multicultural y multimedia, acoge hoy a esta mujer intensa y dulce, para escuchar su canto de vida y esperanza, en este día tan significativo para ella y para los cubanos en que se conmemora la muerte de José Martí.

–Rubí, ¿ya desde niña escribías poesía?

–Desde mis tres años estaba atenta al sonido de las palabras.   Escribía composiciones en la escuela, tal vez poesía sin saberlo.–¿Cómo fue tu adolescencia?; ¿cuáles o quiénes tus héroes y/o modelos?
–Mi adolescencia e infancia fueron casi felices, pero ahogadas de angustia existencial por las noches…Jesús de Nazaret, ése fue un modelo o un príncipe azul; a nadie amé tanto. Otros: Giordano Bruno, Einstein. Pero Neruda mostró a mi alma la libertad del cielo poético.
–¿Con qué adjetivo te definirías, como persona y como poeta?                                                                          –Me definiría con el nombre que mi madre me adjudicó en la infancia, como para burlarse de mí: pensadora.
–¿Cuándo y cómo llegas a Miami?
–Vine huyendo. Motivos personales poderosos me impulsaron a esta aventura que no termina. Llegué en el año 1974, y vi de nuevo a Nicaragua hasta el año 2005, cuando fui invitada al festival internacional de poesía en Granada.



–¿Cuál es tu rutina de un día normal?
–No existe rutina normal para mí: nací cronopia y perdida. Sólo sé que mis despertares se aferran a un bolígrafo y debo escribir un verbo o una oración, o un nombre; algo que vaya en busca de “esa cosa liviana, alada y sagrada” para poder caminar el día, y la noche.
–¿Quiénes son tus escritores preferidos?
–Desde siempre, Platón; de hace unos años, Jorge Luis Borges. El boom completo nacido de América aún sometida; nuestro premio Nobel que conversa en las catedrales, y una lista de nombres infinitos. Otra de nombres amaestrados en la ironía de las más agudos intelectuales.
–¿Concuerdas con Belkis Cuza Malé en que un poeta debe también “limpiar la casa, cocinar, atender a la familia, y hacer las compras del mercado”?
–Bueno, si tiene familia, porque para un poeta orgánico la familia es la soledad. La familia es un regalo del cielo y no veo disminuirse  al esteta entre el remolino doméstico, más bien él se hace ofrenda. Eso es hermoso.
–¿Te ha sido muy difícil publicar tu poesía?
–A los artistas, en Miami, nos es difícil. Mucho y más a los poetas. Yo no soy la excepción.

–¿Cuántos libros has publicado, y cuál de ellos consideras el más logrado?
–Cuatro poemarios y una antología personal: Príncipe Rosacruz.Emmanuel: Un mandala hecho libro. Alcanza nivel profético. La poeta María Ángeles Méndez, por ejemplo, como otros lectores, se aferran a su lectura, sus varias lecturas.In Nomine Filli (En el nombre del hijo): Debo decir que es el poemario más pequeño del mundo, el más doloroso. Trece textos escritos con sangre. A él se refiere  Adriana Herrera cuando dice que uso “las palabras como un rito de resurrección”. Yo digo que es un sello. Y que su ars dolorosa es circular.Homenaje a la tierra: Toca los puntos externos que más me conmueven. Acahualinca, uno de mis génesis concebido con ese nombre bello para dar a nuestra madre tierra un nombre nuevo, el nombre de música que surge como una plegaria del barrio más miserable de Nicaragua, la tierra de Augusto Calderón Sandino. Yo me acojo al nombre sagrado de Acahualinca como a un analgésico, y sé que son cosas que sólo un ser absurdo como yo hace para amansar su propia rabia ante tanta desolación y tanta impotencia. Digamos que es mi grito en el tiempo que me toca vivir.Agua sagrada: Hoy no hablaré de este libro  porque siempre se tiene mimos para el último amante. El oráculo de Olga Connor, la sibila cubana, dice: "Poesía que ahora viene en cuerpos de agua, desde la lluvia hasta la catarata, toda fluida, buscando la pureza esotérica del bautismo en el espíritu, pero también el ánima del erotismo que simbolizan las aguas”…
–¿Cuáles son tus mayores anhelos?
–Partir del planeta sin deudas kármicas, alcanzar la paz profunda. Todavía no la tengo.
–Rubén Darío y José Martí, ¿qué significan para ti?
–José Martí es la voz de mi conciencia francmasónica y cósmica; Rubén Darío, el pastor que apacienta los símbolos y los ritos.
–¿En qué proyecto estás trabajando actualmente?
–En otras ocasiones he contestado tal pregunta y luego no sucedió como dije. Ahora siento que esta pregunta se debe hacer a personas normales. Yo no lo soy.
Para poner una pausa por ahora en nuestra conversación, ¿Rubí Sibila Arana cree en la reencarnación y en las vidas pasadas, y en el esoterismo y la metafísica?  
–Creo que el agua del bautismo es el líquido amniótico del vientre materno.Creo que la resurrección de la carne y la vida perpetua están contempladas hasta en el credo de Nicea. Creo en el Cristo, Pitágoras, Eliphas Leví. Creo en Hermes Trismegistus.P.S. y que tú eres Baltasar , y me has dirigido 12 preguntas: una por cada pétalo del chakra de tu corazón. Más una, que no tiene número. Gracias por el oro, gracias.