mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


lunes, 26 de diciembre de 2011

Las cartas de odio de Augusto Ena Columbié TOMADO DE : http://elexegeta.blogspot.com/

Las cartas de odio de Augusto

Augusto Lemus


                             Ena Columbié





Cartas de odio, amor y otras nimiedades, es uno de los títulos que salió a la luz en este año y que sería bueno presentar una nota antes de que termine el curso del mismo, y así dar a conocer a los lectores sobre esta honda poesía del cubano Augusto Lemus. El libro fue editado por la Colección Linden Lane Press que dirige la insigne escritora cubana Belkis Cuza Malé. Cuenta con 35 poemas sui géneris, que comienzan con una carta en la que Lemus se presenta a sí mismo: Nacido bajo el signo de Capricornio/…/hijo de Abraxas/…/vengo a dejar mi fardo en tus manos. Y termina con el más emblemático y famoso de sus poemas A Las Doce.

A las doce
hay un tufo a carroña en la estancia,
a descompás entonan los grillos
sus cantos quejumbrosos.

Reunidas están las alimañas
para tomar declaración de Dios
por la muerte de los ratones.

Al amanecer
la humareda azul
anuncia que el cabildo terminó en llamas.

Con este libro, el poeta hace un recorrido autobiográfico por medio de cartas y notas, que fue escribiendo y esparciendo en los momentos y situaciones significativas de su largo andar. Por él desfilan sus amores, los que encontró en Sunset Boulevard y en “El Bouquet” legendario bar de su antiguo Guantánamo— versos escritos a esos amores, que nos abren las puertas a la personalidad sensible y lírica del poeta, Amor, su tú supieras/ que el espejo de tus ojos miente/ si me vieras/ sabrías de la dicha/ de dormir entre tus brazos. También aparecen sus fantasmas más queridos, que lo han guiado por el camino de la luz y las palabras, Guillén, Neruda, Eliseo Diego, Borges, Lezama…

Mi herencia
               Son las cosas que escogió Dios para sí
                                Eliseo Diego

El vino ardiente en el cáliz
El llanto en la redoma
El hambre del justo
La compañía del huérfano cincuentón
La soledad multitudinaria del preso
Y tu nombre, paloma en todas las auroras.

Desmesuradamente irónico puede parecer este poeta; pero Augusto se escuda tras dicha arma, para protegerse de la enorme fragilidad que enfrenta con respecto a los sentimientos humanos. Los que tenemos el privilegio de conocerlo hasta la empuñadura, sabemos de esa sensibilidad que él, considera una debilidad y la esconde tratando de mostrar indiferencia sin permitirse ser vulnerable. Casi nunca lo logra, porque aunque se esfuerza en parecer indiferente, todos sabemos de su enorme bondad, desprendimiento y entrega siempre al otro. He aquí un poema que lo descubre.

Carta del desamparo

Abrir el paraguas
será un acto de urgencia
todo indica que en este día
nos amenaza la ternura
y no puedo permitirlo.

Se descubrirá que llevo puestas las venas
me verán en “los acuosos ojos del venado”
o me sentirán flotar en el vaho de la poesía.

Quién ha visto que un hombre llore
que se conmueva hasta el paroxismo
que cargue con las angustias del Universo
en el afilado estilete de su lengua.

Lo dicho,
presuroso acudo a abrir el paraguas
de las ironías
no podría soportar el peso de la ternura.

Lemus es un poeta del amor, pero también podemos encontrar en él, desengaño, el desgarre del dolor y mucha tristeza. Tiene una fuerza extraordinaria para presentar las melancolías, y prefiere hacerlo valiéndose de la poesía críptica que maneja muy bien; donde resalta su ingenio creativo y su facilidad para ahondar con sólida inteligencia y tacto, en los lugares neurálgicos del ser. Quizás sintamos su poesía oscura y enigmática en ocasiones, yo preferiría llamarla simbólica, ya que por medio de los símbolos, camufla el verso y construye la cripta del poema profundo que ha de tocar la llaga.

Carta del homosexual ofrecido en el altar de la hombradía
  (a todos los que en el UMAP enfrentaron sus miedos)

Las aves de la furia trituran mi lengua
ávidas, rapaces e imprudentes.
Inertes yacerán a mis pies atados
uniendo el verdinegro de sus plumas
al bermellón de mi sangre.
Curioso es el mundo desde esta perspectiva
mundo diferente el que mi ojo capta
en su lento descender por la mejilla.
Un salto lo transporta a la altura del ombligo
y en su último reflejo, me regala
el sorprendente acto del hígado
floreciendo en el costado.
Ya las carnes desgarradas de mis piernas
van mostrando la blancura de los huesos
y el azul acrisolado de las venas.
Mis dedos al fin libres
danzan macabramente junto al lodo
mezcla de sangre, lágrima y orine.
Mis nalgas, otrora alegres bailarinas
han sido marcadas a hierro candente
desechas a golpes de palos
¡Qué mala suerte Vallejo!
Solo mi oído parece conservar
su función primigenia
me regala el alegre trepidar de sus risas.
No lo sé
pero parece que aún respiro,
en realidad qué importa.
Yo no vivo.

Cartas de odio, amor y otras nimiedades, es un poemario para leer sin apuro, para adentrarse en el mundo de la ironía y de la sorna; pero también del amor. Magníficos versos que nos regala Lemus, El Augusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario