mostrar detalles 17:05 (Hace 10 minutos)
POETA EN LA LUNA DE CUBA

LINDEN LANE PRESS Issue 2:

A book of poetry by René Dayre Abella, Cuban poet living in San Diego, California. /Un libro de poemas de René Dayre Abella, poeta cubano residente en San Diego, California.

Cita de Jorge Luis Borges

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez. Botones que balbucean imperativos, efigies de líderes, vivas y mueras prefijados, muros exornados de nombres, ceremonias unánimes, la mera disciplina usurpando el lugar de la lucidez... Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes de un escritor".
Jorge Luis Borges.

EL BLOG DEL POETA RENÉ DAYRE

Se ha producido un error en este gadget.

http://www.viadeo.com/invite/rene-dayre.abella-hernandez

José Lezama Lima: La mar violeta añora el nacimiento de los dioses,
ya que nacer es aquí una fiesta innombrable,
un redoble de cortejos y tritones reinando.


jueves, 20 de octubre de 2016

Absurdo, humor y fantasía: una radiografía de la sociedad cubana

Antonio Orlando Rodríguez publica 'Salchichas vienesas y otras ficciones', cuentos cortos escritos en Cuba entre 1980 y 1990

El escritor cubano Antonio Orlando Rodríguez en Madrid. CLAUDIO ÁLVAREZ
Una radiografía de la sociedad cubana utilizando lo absurdo, el humor y la fantasía es lo que se ha planteado el escritor Antonio Orlando Rodríguez (Ciego de Ávila, Cuba, 1956) en la recopilación de 24 cuentos cortos que componen el libro Salchichas vienesas y otras ficciones. Los breves relatos, escritos durante la década de 1980 y principios de 1990 hasta abandonar la isla, cuentan la vida diaria de la isla caribeña: la falta de libertad expresión, la censura, la incapacidad de los cubanos para comunicarse dentro y fuera del país y el desconsuelo de verse obligados al exilio. “Fue una experiencia curiosa enfrentarme a esos textos que llevaba muchos años sin leer. Son cuentos que veía muy distantes, me negaba a publicarlos y me parecían escritos por otra persona. Son un reflejo muy auténtico y real de alguien que se volcó y puso sus emociones y sentimientos más íntimos en ellos”, comenta Rodríguez.
“En 1980 hubo cierta apertura en el terreno cultural, y tuve la posibilidad de empezar a publicar. Siempre escribí mis primeros cuentos con un poco de temor de que no fueran a pasar la censura", manifiesta. En la recopilación de historias se destaca Pierrot Pierrot, una sátira de la pobre comunicación y el deficiente funcionamiento de la red telefónica nacional. “En esos años los teléfonos no funcionaban y costaba mucho comunicarse. Recuerdo que cuando levantabas el auricular empezabas a escuchar conversaciones de otras personas. Es una metáfora justamente de la incomunicación que trasciende la realidad de Cuba y que habla del ser humano en general, de la incapacidad de comunicarse y el deseo de hacerlo”, matiza.
Carátula de la recopilación de historias 'Salchichas vienesas y otras ficciones' (Huso).
En el cuento Salchichas vienesas narra su experiencia en la censura y el deseo de encontrar un espacio en donde expresar sus pensamientos por medio de la pluma y el papel. La historia describe un mundo de fantasía de personajes ficticios como una pareja compuesta por una madonna y hombre-león que se reúnen con sus amigos: un licántropo, una princesa egipcia y un seminarista a cenar una crema de relojes, teléfonos con yogur y mantequilla y un pastel de televisor. “Es un cuento inspirado en acontecimientos de la vida real. Aunque pueda parecer muy absurdo, se basa en cinco amigos escritores que hicimos un pequeño grupo a principios de 1980. Era una literatura mal vista, de fantasía y ciencia ficción. A partir de esas experiencias hice una recreación de un universo paralelo en donde se podía decir lo que se pensaba sin cortapisas”, señala.   
En 1991 abandona Cuba y se radica en Costa Rica. Su primera experiencia residiendo en el extranjero la relata en la historia Vacaciones en el infierno. “Logras escapar de tu país, en mi caso, una isla cárcel, y te sientes afortunado de haber salido de allí. Y sin embargo, te encuentras a ratos añorando ese lugar del que logras huir y eso me parece una contradicción muy dolorosa y de alguna manera ese cuento se intenta acercar a esa realidad. Algunas veces al escribir una historia no eres consciente de lo que es portador ese relato. Solo hasta mucho tiempo después, cuando lo relees, te das cuenta de lo que había de trasfondo en el”, describe. 
Acerca del futuro de Cuba, el escritor afirma que un regreso a la isla es poco probable. “Creo que son muchas décadas de deterioro económico y moral. Puede ser que el país se recupere, pero creo que el daño moral a las nuevas generaciones es más difícil de reparar. Ya no me imagino viviendo ahí”, añade. Para Rodríguez, el acercamiento entre el país caribeño y EE UU y los cambios políticos son meramente cosméticos y asegura que por parte de los gobernantes de la isla “no existe un verdadero deseo de cambio”. “El país sigue siendo esencialmente una dictadura. Creo que va a haber castros por mucho tiempo”, concluye. 
El escritor, que vive en la actualidad en EE UU, consiguió en 2008 el Premio Alfaguara de Novela y la Medalla de oro de la Florida Book Awards como mejor libro en lengua española con su novela Chiquita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario